este es el codigo:

Pautas básicas para el desarrollo de materiales educativos digitales

2013-03-15

virilobato:

image

Cuando vamos a desarrollar un material educativo, es importante considerar algunas elementos para lograr que cumpla su objetivo y evitar trabajar más de lo necesario, por experiencia propia, te recomiendo que tengas en cuenta lo siguiente:

- Ten claro: Quién lo utilizará (usuario potencial) y Para qué (objetivo)

Es importante conocer tu población objetivo: edad, intereses, motivaciones, profesión, etc.

- Determina el Qué y el Cómo, para esto deberás preguntarte:

¿Qué tipo de información deseas comunicar?

¿Qué canal es el más idóneo?

¿Cómo puedes combinar distintos canales para que el mensaje sea más claro y tenga mayor impacto?

¿Cómo se pueden ubicar los contenidos en el entorno gráfico?

¿Cómo será distribuido, cuál será el mejor soporte?

¿Cómo imaginas que el usuario interactúa con el material?

¿De qué herramientas dispones para desarrollarlo?

- Con la información anterior podrás decidir qué tipo de material necesitas desarrollar (documento, infografía, cápsula de audio, cápsula de video, animación, presentación multimedia, etc.)

- Selecciona el contenido a presentar:  el cual deberá estar bien organizado, poseer claridad y una secuencia lógica.

- Prepara un guión: resulta útil para tener una idea clara del qué deseas comunicar y la manera en cómo deseas hacerlo y presentarlo, es conveniente resumir lo anterior en una historia, narración o suceso y posteriormente transformarlo en una historia pero contada en imágenes, de forma secuencial (por escenas, dependiendo del tipo de material) para que tengamos una idea clara de los elementos que contendrá nuestro material (textos, sonidos, imágenes, etc.) y del modo en qué aparecerán.

Una vez hecho lo anterior estas en condiciones de pasar a la fase de producción, para lo cual se recomienda:

- Mantener contacto permanente con las personas involucradas (diseñador gráfico, editor de audio, video, diseñador de elementos multimedia, etc.).

- Supervisar los avances continuamente.

- Atender oportunamente las dudas en cuanto al contenido y presentación.

Terminado el material educativo, siempre resulta conveniente someterlo a una revisión detallada (estilo, usabilidad, portabilidad, tiempo de descarga y compatibilidad), posteriormente pilotéalo con personas cercanas a tu población objetivo de forma que puedas detectar posibles fallas.

 Pasadas estas pruebas estás en condiciones de distribuir tu material educativo.

Comentarios